INICIO SOBRE KEILA MÉTODO A90D BOOKCAMP A90D IMPULSA BLOG PRODUCTOS DIGITALES BIENETRE EDITORIAL SERVICIOS EDITORIALES MENTORÍA EXCLUSIVA HABLEMOS Iniciar sesión

Conoce la ortotipografía

Si bien la palabra “Ortotipografía” no es un término conocido a gran escala, en el ámbito de las personas que se desempeñan como correctores de textos, sí lo es.

La RAE la define como el “conjunto de usos y convenciones particulares por las que se rige en cada lengua la escritura mediante signos tipográficos”. La ortotipografía combina la ortografía y la tipografía.

Actualmente, la ortotipografía se considera un aspecto imprescindible para la presentación de escritos, pues antes, lo acostumbrado era presentarlos hechos a mano (manuscritos), y ahora empleamos las facilidades ofrecidas por los procesadores de textos, que se basan en caracteres tipográficos, en los que se emplean signos, símbolos y demás elementos que no resultan habituales en los manuscritos.

En tal sentido, es necesario buscar la comprensibilidad y la coherencia del mensaje escrito y de la forma en que se publica, así que entre los principales preceptos de la ortotipografía se encuentran:

  1. Las costumbres;
  2. La homogeneidad;
  3. La estética;
  4. La legibilidad;
  5. La proporcionalidad; y
  6. La funcionalidad.

Por tal razón, una revisión ortotipográfica debe estar orientada a:

  1. Llevar a cabo una revisión ortográfica detallada.
  2. Efectuar la revisión gramatical.
  3. Realizar de manera detallada la revisión tipográfica, la cual abarca la evaluación de diferentes elementos, tales como: 
  • homogeneización de tipografías; 
  • tamaños y variantes de letra; 
  • jerarquización de títulos; 
  • división de palabras; 
  • utilización de símbolos; 
  • niveles de comillas; 
  • disposición y puntuación de citas,
  • sangrías, márgenes, columnas y corondeles; 
  • escritura de fórmulas; 
  • detección de blancos incorrectos; 
  • repetición de sílabas en líneas consecutivas;
  • detección de viudas y huérfanas;
  • listas, notas y referencias bibliográficas; 
  • entre otros.

Todos los textos antes de ser publicados deberían someterse a este tipo de corrección, porque nadie está exento de cometer una falta de ortografía ocasional o un error involuntario de escritura, aunque considere que posee una ortografía impecable.

No puedes desestimar la labor del corrector ortotipográfico si deseas que el contenido de tu libro brille con luz propia.

Si requieres un servicio de revisión ortotipográfica para tu próximo libro, comunícate con nosotros en el enlace que se encuentra arriba y a la izquierda.

 

Keila González Báez y Equipo.