INICIO SOBRE KEILA MÉTODO A90D BOOKCAMP A90D IMPULSA BLOG PRODUCTOS DIGITALES BIENETRE EDITORIAL SERVICIOS EDITORIALES MENTORÍA EXCLUSIVA HABLEMOS Iniciar sesión

¿Quieres escribir bajo un seudónimo?

Holaaa :D

 

¿Sabes lo que es un seudónimo? Un seudónimo (pseudo - falso; onoma - nombre) es un nombre falso que generalmente apropia una persona para dar a conocer su trabajo en vez de hacerlo con su nombre de nacimiento. Generalmente se ve en artistas, escritores y periodistas, aunque figuras públicas de otros ámbitos también han usado este recurso. Tales son los casos del reconocido escritor chileno Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto mejor conocido como Pablo Neruda, o el líder comunista ruso Lenin nacido como Vladímir Ilich Uliánov. 

El uso de un seudónimo alcanzó su popularidad en el Siglo de Oro cuando muchos escritores publicaban sus obras bajo un nombre falso para evitar la inquisición, ya que muchas de sus ideas iban en contra de lo establecido por la iglesia o gobernantes de la época. Además, entre los siglos XIX y XX muchas mujeres escritoras debían firmar con un nombre neutro o masculino para ocultar su verdadera identidad y lograr que sus obras fueran publicadas por una editorial. No era bien visto que una mujer fuera escritora simplemente por ser mujer, o porque era muy alarmante aceptar que ciertas ideas provenían de una fémina. Un ejemplo es la baronesa francesa Amantine Dupin quien firmaba como George Sand

En la actualidad al uso de un seudónimo se le agrega la cualidad de herramienta para alcanzar popularidad, no sólo el anonimato, pues muchas personas deciden darse a conocer  a través de otro nombre que sea más fácil de recordar y/o pronunciar, o que se vincule más al trabajo que desempeñan. Por ejemplo, un nombre que suene más sofisticado si es un cantante clásico, o un nombre más corto si es un deportista. 

 Por tanto, si tienes un nombre largo como María Laura Corradini Falomir, y aspiras a ser una cantante reconocida en un mundo lleno de María Lauras, pues Chenoa es un nombre más singular, corto y fácil de pronunciar para lograr ese objetivo. Es muy favorable adoptar un seudónimo cuando tienes un nombre como María, José, Pedro, o apellidos comunes para lograr destacar entre los demás. 

 O si desafortunadamente compartes nombre con una persona bastante desacreditada, no querrás que el recuerdo de tu nombre o el apellido Trujillo (por el dictador dominicano Leónidas Trujillo) empañe la venta del hermoso cuento infantil que planeas publicar. Aunque también pudiera confundir bastante si coincides con llamarte Marilyn Monroe. Es mejor que cada quien gane su fama individual y particular.

 Para adoptar un seudónimo debes estar seguro de esta decisión y elegir un nombre adecuado que te agrade bastante como para acompañarte un largo tiempo o el resto de tu vida. De igual forma puedes tomar como seudónimo el nombre de algún familiar de antaño que quieras honrar, o combinar el nombre de tu padre con el apellido de un tío materno, y así. 

Si tienes un nombre bastante singular, fácil de pronunciar y/o recordar pues no te preocupes y sácale partido como el caso del escritor bohemio Franz Kafka. Quizás solo necesites abreviarlo, ¡aprovéchalo y siéntete a gusto!

 

Con cariño, Keila G.